Focaccia espectacular

Cuando se acerca el fin de semana, no puedo evitar pensar en comer pizza y tomar cerveza. Este ritual se viene repitiendo ininterrumpidamente desde hace más de diez años. Son momentos que me hacen muy feliz. O viernes o sábado como pizza (a veces viernes y sábado).

Pero hace un tiempo empecé una relación sentimental con un familiar de la pizza: la focaccia. Este pan chato, aromático, colorido, y, por qué no, simple, me cautivó.

Para quien nunca la probó, no sabe lo que se pierde. Por eso quiero dejarles esta receta, ultra chequeada, para que hagan una focaccia espectacular.

Aclaración: Es de un día para el otro. Es decir, tienen que empezar hoy para comer mañana.


Ingredientes:

– 300 gr. de harina 000
– 240 cc. de agua tibia
– 2,5 gr. de levadura seca (una cuchara de té) o 7,5 gr. de fresca
– 5 gr. de sal
– 10 cc. de aceite de oliva
– Aceitunas negras (a gusto)
– Tomates cherrys (a gusto)
– Sal gruesa (a gusto)
– Cebolla (a gusto)


Preparación:

En un bowl volcar el agua tibia, agregar el aceite y luego la levadura. Disolver todo muy bien. Incorporar toda la harina y mezclar con una cuchara o espátula hasta no quedar grumos. Agregar la sal y mezclar bien. Debe quedar una masa bastante húmeda. Dejar reposar media hora tapada con un repasador.

Mojarse la mano con agua tibia y hacer pliegues a la masa por tres minutos (de afuera hacia dentro). Dejar reposar por media hora.

El proceso anterior lo deben repetir en total tres veces: Pliegues, media hora, pliegues, media hora, pliegues, media hora.

Luego de todo eso, aceitar un bowl nuevo. Pasar allí la masa y tapar con film. Dejar reposar por al menos un día (máximo tres días). No tocar ni sacar de la heladera.

Al día siguiente, la masa habrá crecido y tendrá muchas burbujas. Despegar suavemente de los bordes y colocar sobre una fuente aceitada. Estirarla bien y dejar reposar unos minutos hasta que tome temperatura.

Presionar con los dedos hasta que quede la masa llena de huecos. Colocar los ingredientes que deseen. Yo le puse aceitunas negras, tomates cherrys confitados, cebolla, y NUNCA puede faltar la sal gruesa y mucho aceite de oliva.

Y así como está la mandan al horno bien fuerte, en la parte del medio. El tiempo dependerá de la cantidad de masa, del horno que usen, de la cantidad de ingredientes que tiene encina, etc. Seguro son 20 minutos. Vayan controlando, por ahí va a andar. Luego de ese tiempo les saldrá algo así.

¡Buen provecho!


Recibí las publicaciones al instante:

El servicio de los hoteles All Inclusive

Al igual que mucha gente, me considero un amante de los all inclusive. ¿Estar en un hotel las 24 horas sin salir? Claro que sí. Me encanta estar todo el día tranquilo, sin hacer nada, lagartear en la playa o la piscina, comiendo y tomando. Si tuviera los medios, me iría todos los años a pasar una semana en algún complejo de estos.

El mercado argentino es uno de los principales emisores a destinos del caribe, caracterizados por la gran cantidad de ofertas de este tip (o era, hasta que comenzó la pandemia). Esto es porque el turismo de sol y playa es muy demandado, ya que las playas argentinas mmm bueno… Además, se suele vender en paquetes: Vuelos, traslados, estadía, plan de comidas y estadía. Esto hace que se consigan muy buenos precios y que sea fácil contratarlos. Sumado a que siempre suelen pagarse en cuotas sin interés, es el combo perfecto. Y ya los fanáticos suelen hacerse socios de la cadena hotelera (porque fueron muchas veces al mismo lugar) y consiguen mejor tarifa o un upgrade a una habitación de categoría superior a la contratada.

Pero, ¿Qué significa que un hotel sea all inclusive? La mayoría piensa en comida y bebida ilimitada. Es así, pero no solo eso, hay mucho más. Es cierto que la parte más llamativa es la oferta gastronómica, ya que las instalaciones tienen varios restaurantes, bares, puestos, y que las 24 horas se puede picar algo. El plan todo incluido abarca más: Reposeras y sombrillas, actividades deportivas, gimnasio, SPA, masajes, parques acuáticos, cine, teatro, clases de baile o yoga, shows y música en vivo, y mucho más. Todo depende del hotel elegido y el plan contratado. Porque hay opciones para todos los bolsillos. Hasta hay hoteles que ofrecen tu propio mayordomo las 24 hs. para lo que necesites.

Mi amigo Gastón, gozándola en Varadero, Cuba

También hay que ver el plan que quiere hacer cada uno, si están dispuestos a aprovechar todas las instalaciones, o si solo quieren comer y tomar. Hasta yo he probado el gimnasio una vez y quedé muy conforme. Hasta he bailado, con lo pata dura que soy. Claro que al estar entonado, crees ser Julio Bocca.

Espero haber explicado un poco de qué va la cosa. En un post futuro les voy a comentar sobre mis experiencias en estos hoteles, lo que me gustó y lo que no.


Recibí las publicaciones al instante suscribiéndote al blog:

Seguime en las redes: